Un barco levantó algo nunca antes visto por el hombre, un animal de 61 centímetros de largo con dos cabezas…

En las frías aguas del Mar del Norte, los pescadores capturan todo tipo de cosas no deseadas. Basura, marsopas, e infinidad de peces. Pero el 30 de mayo, a varios kilómetros náuticos del Hook of Holland, un barco levantó algo nunca antes visto por el hombre, un animal de 61 centímetros de largo con dos cabezas.

Anuncios

Una foto de la cosa comenzó a circular a través de los Países Bajos, y eventualmente llegó a la bandeja de entrada de Erwin Kompanje, el curador de mamíferos del Museo de Historia Natural de Rotterdam. Kompanje miró fotos de dos marsopas comunes, recién nacidas que comparten un solo cuerpo, una rareza entre las rarezas en todos los océanos del mundo. “Sólo hay nueve casos conocidos hasta ahora de gemelos unidos entre los cetáceos”, explicó Kompanje, que ha estudiado delfines, ballenas y marsopas durante 20 años.

Incluso el hermanamiento normal es raro, no hay lugar en el vientre de la madre para albergar a más de un bebé, y los pocos ejemplares que se habían encontrado eran generalmente fetos no desarrollados, como el “monstruo doble” – una cabeza y dos cuerpos – encontrado en el vientre de un delfín capturado por los pastores de la costa de Japón en 1970.

La gran sorpresa fue cuando Kompanje observó las fotografías y se percató que el espécimen que – aunque obviamente ya estaba muerto – parecía estar en perfecto estado. Los hermanos (porque él podía decir que eran varones) debían haber nacido, razonó, porque la aleta dorsal aún no había resucitado. Y cabellos diminutos perdidos poco después del nacimiento podían verse en las dos caras por encima de la aleta.

Anuncios

“Creo que nació vivo”, aseguró Kompanje. Los hermanos no podrían haber sobrevivido mucho tiempo. Ellos se hubieran ahogado ya que dos cerebros le dijeron a un cuerpo que nadara de diferentes maneras, o simplemente su único corazón no bombearía suficiente sangre.

Pero sea lo que sea que sucedió en su corta vida, por pura suerte se encontraron en una red de pesca antes de que la naturaleza destruyera el valor de su cuerpo para la ciencia.

Anuncios