Aunque parece un puente que no lleva a ningún lado, esta maravilla de la ingeniería se convierte en un túnel que une dos países.

Cuando de puentes hablamos, es imposible no mencionar el increíble puente de Øresund, una maravilla de la ingeniería que definitivamente hizo que el mapa de Europa cambiara por completo. Se trata de una construcción de ingeniería de lo más sorprendente que ya tiene al menos unos 15 años de haber sido construido para realizar una conexión entre Dinamarca y Suecia.

El origen de este puente fue la necesidad comercial, laboral y de vivienda para ambos países que se encuentran a una corta distancia de tan solo 16 kilómetros. Pero lo más sorprendente de esta creación es que una parte de este puente sencillamente desaparece bajo el mar. Ahora, imagínate que vas viajando en tu coche y de pronto justo después de cruzar el puente ingresas en un túnel que está construido bajo el mar, increíble ¿No?

Este puente fue abierto en el año 2000 y quien hizo realidad este proyecto fue arquitecto George Rotne de origen danés.

Es un puente con una longitud aproximada de 8 kilómetros que luego se convierte en túnel para continuar con unos 4 kilómetros más.

Pero para que este puente pudiera finalmente convertirse en túnel, se tuvo que crear una isla artificial la cual utilizó materiales del fondo marino para su creación.

La gran mayoría de este túnel está construido en materiales como hormigón y fue construido en tierra y después trasladado al lugar de la construcción.

Una de las cosas más sorprendentes de esta obra de arquitectura, es la facilidad con la cual sus habitantes pueden llegar de un extremo a otro en diferentes países, ya que el túnel une Copenhague la capital de Dinamarca con la ciudad sueca de Malmo.

 

Para lograr el mantenimiento de este hermoso puente que se convierte en túnel, los gobiernos de ambos países han decidido cobrar una especie de peaje que cubre la mayor parte de los gastos para el mantenimiento que dada la gran infraestructura de este puente, debe ser constante y necesario.

La isla que se encuentra justamente en el tramo en el cual este puente se convierte en isla recibe el nombre de isla de Peberholm y fue creada y mantenida como una especie de experimento biológico donde los científicos aseguran que en futuro las mismas especies animales que habitan terminará por colonizarla sin interferencia de los seres humanos.