El niño de la calle se acercó a un coche para pedir dinero, pero cuando mira adentro estalla en lágrimas

En Kenia muchos niños son abandonados y por eso a una corta edad tienen que salir a las calles a pedir dinero para poder vivir el día a día. Por desgracia en muchas ocasiones por la gran pobreza que llega a estar ahí, no terminan dándoles nada.

Anuncios

La historia que nosotros aquí traemos nos pone como protagonista a un niño de la calle que pedía limosna a la gente, pero un día se llevó una gran sorpresa que le cambiaría la vida.

Este niño se llama John Thuo, vivía en las calles de Nairobi en Kenia y diariamente mendigaba más que nada en los semáforos, pues ahí cuando la luz estaba en roja aprovechaba para pasar coche por coche y pedir algo de dinero para la comida. Lo hacía seguido, hasta que un día conoció a Gladys Kamande.

[spoiler title=”Ver Imagenes y Leer MAS”]

John se acercó a un coche que estaba al lado del semáforo y vio a una mujer que rápidamente le llamo la atención. Y es que al ver para adentro del coche, vio como había varios aparatos que iban conectados a ella. Gladys los utilizaba porque le costaba respirar y eso para el niño era nuevo por lo que curioso le preguntó qué porque los traía.

Anuncios

15337393_1315200135190073_8009268483289677861_n

La mujer le contó de su problema, diciéndole además que a sus 32 años ya había pasado por 12 cirugías, y que una de ellas le había roto el nervio óptico dejándola ciega.

Todo eso lo escucho John atentamente y nada más acabo, empezó a llorar a más no poder. Entendió que su caso no era tan duro como el de aquella mujer, por lo que le pregunto qué podía hacer por ella. Gladys tomó su mano y rezaron juntos. Al final, El niño no contento, tomo todo su dinero que tenía guardado y se lo dio, ya que considero que le hacía más falta a ella.

15355808_1315200075190079_507447400028471591_n

15355813_1315200098523410_1154732210138660898_n

Ese acto tan grande no pasaría desapercibido para el mundo, ya que un hombre que pasaba por ahí vio todo lo que había pasado entre ellos, y decidió tomarles una fotografía y subirlos a internet. Ahí en cuestión de días se conoció la historia y se abrió una campaña de recaudación de dinero para poder dárselos a la mujer y así pagar su tratamiento.

15390805_1306298766093400_9216852707429134875_n

Dicha campaña fue un éxito y lograron recaudarse unos 80.000 dólares que le fueron entregados a Gladys, quien con su corazón bondadoso, decidió adoptar a aquel pequeño llamado John. En la actualidad viven juntos, él va a la escuela y tiene una nueva madre maravillosa que si lo quiere.

Anuncios

Una historia que deja sin palabras, pues no pasa muy seguido o quizás sí, pero no las dan a conocer.

[/spoiler]